Cólico ovárico: síntomas, causas, remedios

Cólico ovárico, aquí tienes todo lo que necesitas saber sobre este trastorno, cuáles son los síntomas, las principales causas y posibles remedios.

Los cólicos son manifestaciones muy dolorosas, provocadas por una contracción brusca de los músculos, seguida de una relajación gradual. La principal característica del cólico es precisamente la de ser muy violento, pero al mismo tiempo rápido. Sin embargo, esto no significa que puedan ocurrir con frecuencia en el transcurso de horas.

Dependiendo del tejido al que afecten, el cólico adquiere un nombre preciso. Esto se explica por el hecho de que cada tipo de espasmo no es causado por un factor común, sino por problemas que pueden afectar a un órgano más que a otro.

En virtud de esto, es bueno saber que algunos cólicos pueden afectar el sistema genital femenino. y en este caso se les llama cólico ovárico. Aquí entonces, está todo lo que necesita saber sobre este tipo específico de espasmos.

¿Qué son los cólicos de ovario?

Son dolores muy dolorosos, en algunos casos insoportables por decir lo mínimo (aunque la sensibilidad al dolor varía de una persona a otra), que suelen tener una duración muy corta, pero que pueden repetirse varias veces a lo largo del día y que afligen al sistema genital de la mujer.

Si bien en general el dolor provocado por el cólico puede extenderse a otras zonas del cuerpo (siguiendo un patrón más o menos preciso), el cólico ovárico es una excepción, ya que habitualmente la inflamación permanece limitada al pubis (o, en algunos casos, puede extendiéndose ligeramente hacia arriba y hacia abajo).

Desde un punto de vista biológico, lo que provoca este tipo de cólicos es una contracción repentina e inesperada. Los ovarios, al igual que otros músculos, se contraen y relajan siguiendo un patrón específico. Sin embargo, cuando este patrón se daña o altera, se desencadena una inflamación repentina y violenta, conocida como cólico.

El cólico ovárico, en sí mismo, no representa un problema, pero es el efecto de una de las posibles causas desencadenantes, que deben identificarse para aliviar el dolor.

Los síntomas del cólico ovárico

Como ya se mencionó, el síntoma principal del cólico ovárico es un dolor muy fuerte, de corta duración, que se repite con frecuencia a lo largo de las horas (hasta que se resuelve el problema desencadenante). Dependiendo de la causa del cólico ovárico, este último puede ir acompañado de diversos síntomas. 

En particular, a menudo puede ocurrir que estos espasmos vayan acompañados de manchado, que es la aparición de pérdida de sangre entre un ciclo menstrual y el siguiente. Por lo general, este tipo de cólico también va acompañado y/ o seguido de hinchazón abdominal, así como fatiga y dolores de cabeza.

En los casos más particulares, y concretamente cuando el cólico es muy fuerte, se pueden sufrir vómitos, mientras que en otras situaciones estos pueden ir acompañados de diarrea. Dado que muchos de los síntomas relacionados con el cólico ovárico pueden combinarse con diferentes situaciones, siempre es recomendable registrar cuidadosamente qué eventos están ocurriendo, para que tenga una imagen completa de la situación.

Causas del cólico ovárico

En algunos casos, este tipo de cólico puede considerarse completamente fisiológico. Una de las principales causas del cólico ovárico, de hecho, es el ciclo menstrual. Muchas mujeres en edad fértil se quejan de dolor intenso en los ovarios, especialmente en la fase de ovulación.

La asociación entre el cólico ovárico y la ovulación no es accidental: desde un punto de vista biológico, de hecho, sucede que en este período del ciclo menstrual el ovario, en particular el derecho, produce el óvulo y lo empuja a través de la trompa de Falopio. para que esté disponible para una eventual fertilización. 

Esta actividad, y en particular la contracción y relajación necesarias para liberar la célula, provocan dolor, provocando así un cólico ovárico. En esta fase, además, es posible presenciar un cambio en la cantidad y consistencia del moco cervical.

Como ya se mencionó, la percepción del cólico ovárico varía según el umbral de percepción de los individuos, por lo que algunas mujeres perciben dolores simples, mientras que otras creen que el dolor es insoportable. Si el ovario no logra expulsar el óvulo o el líquido que lo protege, se puede formar un quiste benigno, que se resuelve en poco tiempo, que en algunos casos puede provocar quistes ováricos.

Existen otras complicaciones poco frecuentes, como cáncer de útero, ovario poliquístico y endometriosis, que pueden causar cólicos ováricos frecuentes. Sin embargo, estos síntomas necesitan una inspección cuidadosa para un diagnóstico preciso.

La torsión ovárica, una afección que hace que la glándula gire sobre sí misma, lo que resulta en la obstrucción de los conductos sanguíneos, también puede causar un cólico ovárico intenso. En este caso, es necesario investigar más a fondo, ya que una torsión prolongada puede provocar necrosis de la glándula.

Cólico ovárico durante el embarazo

Algunos cólicos ováricos durante el embarazo son comunes, especialmente si ocurren en las primeras semanas de gestación. Todo está siempre ligado a las variaciones hormonales que regulan estos fenómenos, que pueden ocurrir con frecuencia en las primeras semanas de embarazo, las cuales deben considerarse preparatorias.

Por lo tanto, el cólico ovárico o pélvico durante el embarazo, si se coloca en el primer trimestre, puede considerarse normal. Sin embargo, si el dolor es demasiado intenso o frecuente, y especialmente si se acompaña de pérdida de sangre, puede indicar un embarazo ectópico.

Finalmente, cuando el cólico ocurre en las últimas semanas de embarazo, es bueno prestar la máxima atención: en algunos casos, de hecho, los dolores pueden indicar un parto prematuro o un desprendimiento peligroso de la placenta.

Cólico ovárico en la menopausia

Como ya se mencionó, el ciclo menstrual y los fenómenos relacionados con él están estrictamente regulados por hormonas. En el período de la menopausia, ciertamente no faltan los desequilibrios hormonales y las variaciones en su concentración, lo que explica el cólico ovárico ocasional, así como otros síntomas, incluido el dolor durante las relaciones sexuales y el estreñimiento.

Sin embargo, si el cólico se intensifica o se vuelve más frecuente, es necesario consultar a un ginecólogo y determinar la condición de su sistema reproductivo, ya que un cólico ovárico demasiado violento o cercano puede ser una señal de advertencia de un problema más grave.

Remedios para los cólicos de ovario

Los remedios para el cólico ovárico dependen estrictamente de cuál es la causa desencadenante. En caso de cólicos provocados por desequilibrios hormonales, el ginecólogo puede recomendar tomar la píldora para regular la concentración de estas moléculas, mientras que si hay alguna formación puede ser necesario extirparlas quirúrgicamente.

En cualquier caso, en función del problema concreto, la figura del ginecólogo puede intervenir para identificar el tratamiento adecuado para solucionar la causa desencadenante y, en consecuencia, el cólico.

Mientras tanto, para aliviar el dolor, puede utilizar antiinflamatorios, tanto en forma farmacéutica como natural. Entre los fármacos antiinflamatorios farmacéuticos más famosos utilizados en el cólico ovárico se encuentran los AINE, como el diclofenaco y el ibuprofeno.

En la naturaleza, sin embargo, existen antiinflamatorios naturales, como la malva y el árnica. La preparación de infusiones a base de estas hierbas, por tanto, puede ser útil para limitar la inflamación por cólicos; también se puede usar aloe vera para el mismo propósito, así como algunas especias para usar en la cocina, como la cúrcuma, el jengibre y el ajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *