Ginkgo Biloba: propiedades, contraindicaciones y usos de la planta

Ginkgo Biloba: propiedades, contraindicaciones y usos de la planta.

Ginkgo biloba, una especie botánica que se cree que se encuentra entre las más antiguas que existen en la faz de la Tierra, así como el único espécimen sobreviviente perteneciente a la familia Gingkoine, es un árbol que puede alcanzar hasta 40 metros de altura y 1 metro de diámetro.

Su aparición en la Tierra se remonta a hace unos 200 millones de años, y los pueblos asiáticos, y en particular los japoneses, le dan muchos usos. La exploración de las funciones del ginkgo se debe en gran parte a su increíble longevidad: de hecho, hay ejemplares de este árbol que datan de hace unos 1000 años. Precisamente por este motivo, la planta es parte integral de la tradición japonesa, pero con el tiempo también se ha establecido en Occidente, donde ahora se utiliza en diversas formulaciones.

En este sentido, de hecho, es bueno saber que existen muchas variedades de productos a base de Gingko biloba en el mercado. En la farmacia y herbolario ciertamente es posible recuperar las hojas, tanto como están como secas, pero también es posible obtener las semillas o instalar la planta en tu jardín, ya que el árbol es muy resistente al mal tiempo y al smog, y se adapta perfectamente. a todo tipo de terrenos.

Sin embargo, en los últimos tiempos el uso de Ginko biloba se ha generalizado como principio básico de los complementos alimenticios y cápsulas. Todos estos productos, por supuesto, están fácilmente disponibles en línea, y en algunas tiendas especializadas también es posible comprar las frutas, que adquieren un olor muy desagradable en su punto máximo de madurez.

Aquí, entonces, está todo lo que necesita saber sobre la especie Ginkgo biloba y sus usos.

Ginkgo biloba: propiedades y beneficios

Una de las principales características del Ginkgo biloba es la altísima concentración de flavonoides, tanto en el fruto como en las hojas y semillas. Algunas de estas sustancias son exclusivas de la planta, por lo que se conocen como ginkgólidos. Sin embargo, en lo que respecta al semen, estas sustancias se acumulan exclusivamente en las capas más externas, mientras que el corazón tiene una alcalodía, conocida como ginkgotoxina, que tiene efectos negativos sobre la salud humana.

Las funciones que estos terpenos ejercen sobre la salud humana son múltiples. En general, los terpenos ejercen una acción antioxidante y, en consecuencia, ayudan a contrarrestar los radicales libres y los desechos que se acumulan en el cuerpo humano. Sin embargo, los flavonoides y otros compuestos químicos contenidos en la planta de Ginkgo biloba también tienen otra propiedad, a saber, ejercen un efecto vasodilatador.

Muchos de estos compuestos, de hecho, son particularmente adecuados para el tratamiento de las varices, ya que tienen la propiedad de reconstruir y dar fuerza a las paredes de los vasos sanguíneos.

Además, estudios recientes están centrando su atención en un potencial efecto preventivo frente a la aparición de algunas formas de cáncer de los flavonoides contenidos en las hojas de esta planta, aunque hoy se sabe con certeza que estos son capaces de limitar el fenómeno del envejecimiento celular.

Ginkgo biloba: ¿para qué sirve? Aquí están sus usos

La planta de Ginkgo biloba, en virtud de sus propiedades antioxidantes y vasoprotectoras, se puede utilizar en varios campos. Por ejemplo, un efecto de la mala circulación sanguínea en el cuerpo humano es sin duda la aparición de mareos, que en algunos sujetos no solo son frecuentes sino también incapacitantes.

Tomando un suplemento a base de Ginkgo biloba o con una decocción de sus hojas, es posible limitar este problema.

Otras afecciones potencialmente relacionadas con la insuficiencia venosa son también la demencia y la dificultad para memorizar eventos, nociones y situaciones, por lo que la planta también puede ser útil para solucionar estas disfunciones en el sistema nervioso.

Además, aunque la planta no contiene sustancias con un efecto afrodisíaco propiamente dicho, puede utilizarse para aumentar la lujuria. Esta función es atribuible una vez más a su efecto vasoprotector: al favorecer la circulación sanguínea, de hecho, los terpenos contenidos en la planta estimulan el flujo de sangre hacia las zonas erógenas del cuerpo tanto masculino como femenino, aumentando su sensibilidad, favoreciendo la erección en casos de disfunción eréctil y aumento del deseo sexual.

Además, el efecto vasodilatador puede ser útil en el tratamiento del tinnitus (zumbido en el oído), especialmente cuando estos son objetivos y, por tanto, atribuibles a un mal funcionamiento de los vasos sanguíneos presentes en el oído. Y por supuesto, sus efectos también son evidentes en el tratamiento de hemorroides y otras mucosas, así como de varices.

Entre todos los alcaloides que contiene el Ginkgo biloba, hay uno en particular que despierta el interés: la ginkgolida B.

Este compuesto químico, de hecho, actúa en cierto sentido como antihistamínico, ya que actúa como antagonista del factor plaquetario, inhibiendo así numerosos procesos inflamatorios, que afectan especialmente al sistema respiratorio. En particular, de hecho, el ginkgolida B libera los bronquios y los pulmones.

Ginkgo biloba: contraindicaciones

Antes de utilizar la planta, tanto en forma natural como como complemento, es recomendable consultar a su médico.

Los extractos de la planta, de hecho, tienen el poder de interactuar con algunos fármacos (especialmente con los que actúan sobre el sistema cardiocirculatorio), amplificando o limitando sus efectos.

Sin embargo, si no toma drogas, un abuso de hojas de Ginkgo biloba puede provocar la ruptura de placas ateroscleróticas, aumentando la probabilidad de infartos y derrames cerebrales, especialmente en sujetos obesos.

Además, el consumo excesivo puede aumentar excesivamente la circulación sanguínea, provocando la manifestación de un latido cardíaco acelerado y fenómenos relacionados. Además, aunque raras, se han registrado algunas reacciones alérgicas a los principios contenidos en la planta, especialmente a nivel cutáneo.

También se pueden observar efectos negativos agudos en el caso de que se ingiera una dosis demasiado alta de los alcaloides que contiene la planta, incluidos vómitos, dolor de cabeza y, de hecho, taquicardia.

También es bueno prestar atención a las semillas, ya que solo las capas más externas son comestibles, mientras que las internas contienen una toxina capaz de provocar pérdida del conocimiento y convulsiones.

Finalmente, no se recomienda su uso por mujeres embarazadas o en período de lactancia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *