Torcedura en el cuello: 5 consejos que te ayudarán

¿Tiene un nudo en el cuello? Para aliviar las contracciones en este músculo, primero debe descansar el área y luego combinar la terapia de frío-calor para reducir el dolor y la inflamación.

La tortícolis aguda , o una torcedura en el cuello, es más común de lo que cree. Es una condición molesta e incapacitante que ocurre cuando menos se lo espera.

Factores como llevar un estilo de vida sedentario, trabajar en un ordenador, problemas de columna e incluso la artrosis casi siempre pueden generar tensión en esta zona tan concreta.

El trapecio, o músculo trapecio , es un músculo bastante grande ubicado en la base del cuello y el cráneo, que se extiende hasta los hombros.

A veces, el simple hecho de estirar algo en el suelo puede hacer que se estire. Más tarde , algo tan simple como respirar puede desencadenar la sensación de ardor y dolor.

Si ha experimentado esto antes, consulte a un buen fisioterapeuta y siga estos sencillos consejos en casa.

1. Descanso

Te guste o no, tienes que calmarte. Es común que ocurra una torcedura en el cuello en el tejido conectivo entre el cuello y los omóplatos, donde un paciente puede describir el dolor como un “puñal” o un “nudo” que les impide moverse.

Generar más movimiento o forzarte a adoptar ciertas posiciones puede intensificar aún más la torcedura. Así que ten en cuenta que necesitas descansar.

Es mejor descansar al menos una semana. En ese momento, evite levantar cargas pesadas o pesos. De hecho, usar un cabestrillo de hombro puede ser contraproducente.

Intenta descansar en el sofá unos días al principio, y poco a poco puedes empezar con una pequeña terapia de movilidad suave para rehabilitar la zona afectada.

Visita este artículo:
Datos interesantes sobre los ronquidos

2. Hielo para aliviar las torceduras del cuello

Cubitos de hielo en una bolsa

Descansar y aplicar hielo con regularidad te será de gran ayuda.

Cada hora y media, intente aplicar una compresa de hielo en las partes afectadas del músculo durante 15 minutos.

Esto reducirá la inflamación y proporcionará un efecto analgésico. No olvide seguir las indicaciones de un especialista.

Si el dolor es muy intenso, tome el medicamento que le hayan recetado. Sin embargo, la terapia con hielo y calor puede dar buenos resultados.

Puede intentar tomar una ducha caliente y luego aplicar la bolsa de hielo en los músculos.

Descubre 11 increíbles beneficios de ducharte con agua fría

3. Jengibre contra torceduras en el cuello

Jengibre

Uno de los remedios naturales más adecuados para reducir el dolor y la inflamación es sin duda el jengibre.

Los aceites esenciales, como beta-bisaboles y zingibers, son agentes antiinflamatorios que son excelentes para la tensión muscular y el dolor articular.

Puede beber tres tazas de té al día, con entre 250 mg y 1 gramo de jengibre molido en cada una.

Realiza pequeños ejercicios de estiramiento diarios.

ejercicios de cuello

El segundo día, puede tomar un descanso del descanso para comenzar a realizar pequeños ejercicios de estiramiento  que restablecerán la elasticidad de los músculos y articulaciones alrededor del músculo trapecio.

Como mencionamos al principio, lo mejor es hacer esto bajo el consejo de su fisioterapeuta.

Si no tienes acceso a un buen especialista, siempre tienes la oportunidad de hacer unos sencillos  ejercicios de estiramiento en casa.

Para hacer esto, pruebe algunos de los ejercicios que puede ver en la imagen de arriba.

Lo mejor que puede hacer es comenzar simple: mantenga el costado de la cabeza con una mano en una posición lateral durante unos segundos (debe ser la mano del mismo lado del área afectada del músculo).

Luego doble su cuerpo hacia adelante, soltando ambas manos para extenderlas hacia el área del trapecio.

Realice esta rutina a su propio ritmo y sin forzarse.

5. Tratamiento con aceite de ricino

aceite de castor

El aceite de ricino (también conocido como aceite de ricino o aceite de ricino)  se ha utilizado durante mucho tiempo como un remedio natural para la rigidez y el dolor de cuello.

Es ideal para reducir el dolor, la inflamación y la tensión muscular que son tan comunes con esta afección.

De hecho, es un método clásico para aliviar el dolor de la artritis . Cómo usar aceite de ricino:

¿Que necesitas?

  • Un paño suave
  • 2 cucharadas de aceite de ricino (30 g)
  • Una toalla tibia o una almohadilla térmica

¿Cómo lo haces?

  • Lo primero que debes hacer es calentar el paño. Colóquelo sobre un calentador o radiador hasta que alcance una temperatura cálida.
  • Luego humedece con dos cucharadas de aceite de ricino.
  • Acuéstese y coloque el paño sobre la parte afectada del músculo.
  • Luego coloque una almohadilla térmica sobre el paño para mantener el calor en esta área.

Puede utilizar este tratamiento todos los días. Poco a poco notarás que sientes mucho alivio y recuperarás tu movilidad sin sentir dolor.