¿Estás listo para ser padre? ¡Descúbrelo con estas preguntas!

Muchos hombres y mujeres se preguntan si están realmente preparados para ser padres. Saber eso no es fácil, ¿verdad? Echemos un vistazo más de cerca a estas preguntas y algunas posibles respuestas.

¿Le ha dicho a su pareja que está listo para ser padre o todavía tiene dudas? Si no tiene miedo de saber si está realmente listo para convertirse en padre, puede buscar la respuesta en usted mismo. Nadie puede responder mejor que tú.

Sin embargo, podemos intentar ayudarlo a encontrar la respuesta a su pregunta. Continúe leyendo para conocer nuestras sugerencias sobre qué considerar. Sus respuestas pueden indicar que está listo para convertirse en padre.

¿Estás listo para ser padre?

Como dijimos anteriormente, no existe una ciencia exacta que pueda decirle definitivamente si está listo para convertirse en padre. Tener un bebé es una decisión completamente personal. Sin embargo, existen algunos indicios que pueden ayudarte a valorar si estás o no preparado para embarcarte en esta aventura.

Permítanos ayudarlo a averiguarlo.

1. Quieres ser padre

Mujer embarazada
Su profundo deseo de ser padre debe ser lo primero que debe considerar.

El primer paso para saber si está lista para tener un bebé es reflexionar sobre si realmente lo desea y por qué lo desea. Puede parecer obvio, pero no siempre es tan sencillo.

¿De verdad quieres ser padre? ¿Está dispuesto a dedicar mucho tiempo (un plan de 24 horas al día, 7 días a la semana) para su bebé?

Tener un hijo es maravilloso y, al mismo tiempo , es una enorme responsabilidad que no se debe subestimar . Evalúe si realmente quiere ser padre.

¿De verdad quieres un bebé? ¿O es tu pareja? ¿Quizás hay presión de tus padres? ¿O es solo que sientes que se te acaba el tiempo y que te arrepentirás si no haces algo rápido?

¿Realmente se imagina tener un bebé y sentirse abrumado por sentimientos cálidos y suaves? ¿Te regocijas en nombre de tu amiga cuando te dice que va a ser madre? ¿Sientes una pizca de envidia?

Utilice estas preguntas para ayudarlo a descubrir sus verdaderas reacciones, no solo las que se esperan de usted.

Lea también: 11 hábitos que debe evitar durante el embarazo

2. Está dispuesto a dedicar desinteresadamente la mayor parte de su vida a su hijo.

Comida sana
Durante el embarazo, debe seguir un estilo de vida saludable.

Sí, lo leiste bien. Tan pronto como una mujer queda embarazada, su vida cambia radicalmente.

Las fumadoras deben dejar de fumar por el bien del bebé. El alcohol tampoco es compatible con un embarazo saludable. Además, puede que tengas que sacrificar tardes en el pueblo y paseos y aceptar que tu vida se llena de pañales sucios, biberones, vómitos en el pecho… pero también de sonrisas, gorgoteos y un fuerte deseo de proteger que nunca has sentido. antes de.

Estar listo para ser padre no significa renunciar a su vida y las alegrías de ella. Simplemente significa que tienes que adaptarlos para incluir a una persona indefensa que depende de ti para su apoyo y tiene su propia identidad, voluntad y personalidad.

Tu vida cambiará y nunca jamás será como la que tuviste antes.

Entonces, ¿estás dispuesto a cambiar tu vida para vivir literalmente alrededor de las necesidades de un niño ? ¿Estás realmente dispuesto a sacrificar todas las alegrías de no tener hijos que disfrutas hoy? ¿Está listo para dejar de viajar gratis, beber, fumar y salir de fiesta para darle a su hijo lo que necesita de manera verdadera y desinteresada?

Debes pensar seriamente en esto.

Sí, hay niñeras y abuelos, guarderías y muchas otras formas de persuadir a alguien para que cuide a su hijo. Pero, ¿de qué sirve tener un bebé si no puedes pasar tiempo con ellos, criarlos y verlos crecer?

3. Eres financieramente estable

Otro punto a tener en cuenta para determinar si está listo para convertirse en padre es considerar si ambos son financieramente estables.

¿Son sus trabajos permanentes o temporales?

Es muy importante que sepas cuánto aumentará tus gastos como pareja el tener un hijo. Tienes que comprar muchas cosas como cuna, ropa, pañales, cochecito y mucho más.

Sin embargo, no se trata solo de eso: habrá gastos médicos y gastos regulares de educación. Además, habrá gastos de educación y tratamientos especiales y más facturas médicas si da a luz a un niño con necesidades especiales.

¿Realmente puede permitirse la tensión financiera y emocional que esto supondrá para usted y su cónyuge como padres? ¿Su relación es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir a esto?

Le puede interesar: Todo sobre la preeclampsia: una complicación del embarazo

4. ¿Estás listo para ser padre? Necesitas estar emocionalmente estable

Hay algunas cosas que son más desestabilizadoras que ser padre. Es un sentimiento difícil de explicar, porque incluye un gran amor, cansancio físico y miedo a cometer errores.

¿Eres una persona emocionalmente estable que puede afrontar los retos con calma? ¿Sabes cómo lidiar con tus emociones? ¿Su cónyuge hace eso?

5. Su cónyuge también quiere un bebé

Convertirse en padre

Convertirse en padre es una decisión que las dos personas que suministran el ADN deben tomar juntas.

No presione a su cónyuge si duda. Toda persona tiene buenas razones para actuar y sentirse como lo hace.

Exponga su caso, pero hágalo sin presión. Comparta cómo se siente y lo que le está sucediendo. Si está listo para convertirse en padre, debe estar listo para siempre. No puede enviar a su hijo de regreso al lugar de donde vino.

6. Si pertenece a una “tribu”, puede estar listo para convertirse en padre

El término “tribu” se refiere a un grupo cercano que brinda apoyo emocional y ayuda con las tareas diarias. Una tribu está ahí para ti, ayudándote y levantándote cuando lo necesites.

Tus padres y suegros, tus hermanos y suegros y tus amigos cercanos tienen un papel importante en tu vida. En la tecnología actual, también existe una comunidad de padres en línea que pueden compartir sus experiencias, consejos, dudas y temores.

Todas las personas a tu lado te apoyarán junto con tu cónyuge. Serán estas personas las que te escucharán y entenderán cuándo necesitas un descanso para desahogar tus sentimientos.