8 malos hábitos que conducen a una función renal deteriorada

Además de tomar la medicación al azar, otros hábitos, como consumir demasiada sal o no beber suficiente agua, también pueden ser muy perjudiciales para los riñones.

Los riñones son órganos que trabajan continuamente para filtrar los productos de desecho que se mueven a través de nuestra sangre. Hoy vamos a contarte más sobre los hábitos que conducen a una función renal deteriorada.

A través de la orina, los riñones son capaces de eliminar una gran cantidad de toxinas  que provienen de los alimentos, el medio ambiente y los medicamentos.

Al igual que otros sistemas de nuestro cuerpo, los riñones pueden perder eficacia  debido a ciertas enfermedades.

El problema es que no les prestamos mucha atención. A menudo ignoramos algunos hábitos que pueden conducir a un debilitamiento prematuro  de alguna manera.

¿Sabes lo que son? ¡Intenta arreglarlos hoy!

1. Contener la orina conduce a un deterioro de la función renal.

Para retener la orina

Algunas personas evitan ir al baño cuando el cuerpo les pide hacerlo. Si bien puede no parecer gran cosa, o incluso necesario, la realidad es que puede afectar la salud de sus riñones.

  • Mantener la orina durante mucho tiempo aumenta el nivel de inflamación en el tracto urinario , lo que puede provocar una enfermedad renal.
  • Este hábito ejerce mucha presión sobre la vejiga y puede interrumpir el proceso de eliminación de desechos.

No te pierdas esto: 7 alimentos que naturalmente ayudan a promover la salud de los riñones

2. No beber suficiente agua

Si queremos que nuestros riñones funcionen correctamente y se sometan a un proceso de desintoxicación óptimo, es importante consumir suficiente agua y líquidos saludables.

  • Los líquidos mantienen el cuerpo hidratado y ayudan a recolectar los desechos metabólicos que luego el cuerpo libera a través de la orina.
  • Un cuerpo deshidratado  puede provocar enfermedades inflamatorias, infecciones y cálculos renales.

3. Fumar

Fumar conduce a una función renal deteriorada

Las personas que fuman todos los días son conscientes de los peligros del contenido tóxico de los cigarrillos .

  • Estos productos de desecho pueden viajar a través de la sangre y afectar no solo a los pulmones, sino también al corazón y los riñones.
  • La acumulación de desechos complica el proceso de limpieza de los riñones y, por lo tanto, aumenta su susceptibilidad a infecciones.

4. Tomando los líquidos incorrectos

Beber bebidas carbonatadas, bebidas energéticas y otras bebidas producidas comercialmente  puede ser una causa de muchas enfermedades relacionadas con la función renal deteriorada .

  • Estos líquidos contienen demasiada azúcar y demasiados aditivos que afectan el metabolismo, lo que acaba teniendo un grave impacto en la salud renal.
  • Beberlos a diario o en grandes cantidades  puede provocar cálculos renales, inflamación y enfermedad renal crónica.

La ingesta excesiva de sodio conduce a una función renal deteriorada

Demasiada sal afecta la función renal

El sodio no solo está presente en la sal de mesa que nos queda en la cocina. También encontramos concentraciones de este en muchos alimentos que comemos a diario.

  • Esta sustancia, que no es dañina con moderación, se acumula en el cuerpo y  aumenta la retención de líquidos, así como la probabilidad de problemas renales.
  • Una ingesta ilimitada de sodio, que tiende a ser bastante común, se asocia con presión arterial alta y función renal deteriorada.
  • Además, dado que altera el equilibrio entre otros minerales, puede provocar un desequilibrio electrolítico .

6. Tomar medicamentos de venta libre

Los medicamentos de venta libre son útiles para tratar problemas de salud comunes, como dolores de cabeza o de espalda.

  • Estos medicamentos, especialmente los analgésicos, pueden tener efectos secundarios que afectan nuestros riñones.
  • El cuerpo necesita metabolizar sus compuestos químicos. Cuando los tomamos de manera irresponsable, pueden tener graves implicaciones para el hígado y los riñones .
  • El uso excesivo de medicamentos como la aspirina, el paracetamol o el ibuprofeno se ha relacionado con una función renal alterada y daño renal.

    Le recomendamos que lea esto: Los riesgos para la salud de la automedicación

    7. Comer demasiada proteína

    Riñones y proteína

    Las proteínas son un nutriente recomendado en nuestra dieta debido al papel que juegan en la formación de masa muscular y en el metabolismo.

    Aunque son imprescindibles, no debemos consumir en exceso, sobre todo si proceden de origen animal.

    • La ingesta excesiva de proteínas dificulta el trabajo de los riñones y puede provocar enfermedades crónicas .

    8. Tener un estilo de vida sedentario conduce a una función renal deteriorada

    Las personas con un estilo de vida sedentario tienen un mayor riesgo de padecer una enfermedad renal en comparación con las que mantienen un estilo de vida activo.

    • La falta de actividad física afecta la circulación sanguínea e impide la eliminación de los líquidos retenidos.
    • Además, este tipo de estilo de vida aumenta el riesgo de hipertensión arterial y afecta al sistema inmunológico, lo que a su vez aumenta el riesgo de enfermedades .

    ¿Está preocupado por la salud de sus riñones? Si eres de los que tú mismo adquieres algunos de estos hábitos, intenta cambiarlos para que no tengas que sufrir las consecuencias en una fecha posterior.