Aprenda a hacer bolsas de ducha con avena para una piel hermosa

La avena tiene propiedades tonificantes y antiinflamatorias, lo que la hace ideal para prevenir arrugas y combatir los problemas de la piel, además de ser exfoliante. Aprenda a aprovechar el poder de la avena mediante el uso de bolsas de ducha naturales.

La avena es muy buena para tu cuerpo. Además de ser muy nutritivo, también se encuentra en productos para la piel, gracias a sus poderes depurativos. Sus componentes naturales absorben la suciedad y los residuos que se acumulan en los poros , y ayuda limpiar profundamente la piel. ¡Aprenda a hacer bolsas de ducha con avena para una piel hermosa!

La avena ha sido muy valorada durante años.

avena

En el año 2000 a.C. Los egipcios y los árabes ya usaban avena para embellecer su piel. También fueron mencionados por los antiguos griegos y romanos, quienes lo usaban como una forma natural de curar enfermedades de la piel .

No te pierdas:  5 tonos faciales caseros para una mejor piel

Beneficios de la avena para tu piel

Las proteínas de la avena apoyan y fortalecen la piel de forma natural y mantienen equilibrados los niveles de pH . Debido a los lípidos y sustancias absorbentes que contiene, la avena forma una barrera protectora que protege la piel de los peligros externos y la deshidratación.

Veamos algunos otros beneficios notables:

  • Son antiinflamatorios.
  • Este grano es bueno para todo tipo de pieles, incluidas las más sensibles.
  • Contiene saponina, un limpiador que puede usarse como un jabón suave y elimina las células muertas de la piel.
  • La avena se recomienda para el eccema, la rosácea , el acné y las erupciones.
  • Es ideal para tratar los síntomas del envejecimiento cutáneo debido a sus poderes tonificantes.

¿Cómo aprovechar los beneficios de la avena?

avena

Una de las mejores formas de aprovechar este grano es tanto casera como natural. Por eso, te mostraremos paso a paso cómo hacer tus propias bolsas de ducha con avena  que dejarán tu piel fantástica, relajada, tonificada y libre de acné y grasa.

Bolsas de ducha caseras con avena

Estas bolsas de ducha con avena asegurarán que la piel absorba todos los nutrientes que contiene este maravilloso alimento. Son muy fáciles de hacer y también muy económicos. Todo lo que necesita hacer es ser constante para ver buenos resultados.

Ingredientes para 4 bolsas de ducha

avena

  • 320 g de avena
  • 1 pastilla de jabón, rasgada
  • Aceite esencial de tu elección
  • 4 bolsas de tela

Elija el jabón adecuado para su tipo de piel.

Si tiene la piel grasa, se recomienda el jabón de arcilla. Si tu piel está seca, es mejor usar un jabón humectante, pero si tienes piel mixta o sensible, el jabón de glicerol funcionará de maravilla. El aceite esencial puede ser el que quieras. Hay muchos con maravillosos aromas y beneficios. Este ingrediente le dará a tus bolsas de ducha exfoliantes un aroma encantador.

Las bolsas de tela pueden ser de gasa, organza o muselina. O, si tiene  medias que no usa, estas incluso pueden funcionar. También puede utilizar las pequeñas bolsas de tela de regalo que ha cuidado. Son perfectos porque son pequeños y vienen con una cinta para atarlos.

¿Cómo preparo las bolsas de ducha con avena?

avena

Son muy fáciles de hacer.

  • Tenga jabón rallado y avena en un bol.
  • Mezclar bien y llenar las bolsas.
  • Finalmente, agregue 10 gotas de su aceite esencial a cada bolsa.
  • Átelos firmemente para evitar que el contenido gotee.
  • ¡Ahora están listos para usar!

Lea también:  Aprenda a hacer un jabón de avena natural y exfoliante

¿Cómo utilizo estas bolsas de ducha con avena?

  • Para aprovechar al máximo la avena, todo lo que necesita hacer es mojar la bolsa y masajear su piel.
  • La combinación del grano con el jabón y el aceite esencial hará que la bolsa emita una crema suave, jabonosa y con buen olor, que te hace sentir como nuevo después de cada ducha.

¿Cuánto duran estas bolsas exfoliantes?

Después de cada ducha, guarde su bolsa de avena en un lugar luminoso y ventilado. Esto permitirá que se seque para que puedas volver a usarlo. Después de usarlo varias veces, cuando notes que el jabón y el olor se han acabado, lava las bolsas, rellénalas y úsalas como de costumbre.