Detección y tratamiento de la toxoplasmosis ocular.

La toxoplasmosis ocular puede provocar visión borrosa, fotosensibilidad y dolor en los ojos. Diagnosticarlo, sin embargo, puede ser complejo y explicaremos por qué en el artículo de hoy. 

La toxoplasmosis ocular es una enfermedad causada por un parásito llamado Toxoplasma gondii . Es una infección muy común que afecta a unos 500 millones de personas en todo el mundo. Sin embargo, no todo el que se infecta desarrolla esta patología que solo afecta a los ojos .

Las personas con síntomas o consecuencias de la toxoplasmosis ocular tienen un sistema inmunológico debilitado o contrajeron la infección antes del nacimiento, en el útero de la madre. Desafortunadamente, su afección ocular es difícil de detectar y, a menudo, se convierte en visión borrosa e incluso ceguera.

¿Qué es la toxoplasmosis ocular?

Para entender qué es la toxoplasmosis ocular, primero debemos explicar cómo se produce esta infección parasitaria. Toxoplasma gondii se reproduce y vive en gatos. Además, los gatos expulsan estas bacterias cuando cumplen sus órdenes.

Sin embargo, esta es solo una de las formas de infección. La mayoría de las personas se infectan porque también se encuentra en alimentos como frutas, verduras, carne, productos lácteos e incluso agua. Como puede ver , todas las personas pueden contraer la infección cuando ingieren un producto crudo contaminado.

Las mujeres embarazadas que entran en contacto con la toxoplasmosis pueden transmitirla a su bebé. Esto se debe a que las bacterias pueden penetrar la placenta y llegar al feto.

De hecho, este último caso es el más comúnmente asociado a la toxoplasmosis ocular. La gravedad de la lesión fetal dependerá de la fase del embarazo en la que se produzca el contacto. Por ejemplo, el primer trimestre se asocia con el mayor riesgo de malformaciones y complicaciones .

Imagen microscópica de toxoplasmosis ocular
El toxoplasma es un parásito causante de toxoplasmosis en todas sus variedades, incluida la ocular.

Creemos que le gustará este artículo: Inflamación del párpado: causas, síntomas y tratamiento

Causas

La infección suele ser asintomática al principio . Sin embargo, la reactivación puede ocurrir después de cierto tiempo de contacto, lo que dará lugar a una lesión en el ojo que crea una cicatriz que suele pasar desapercibida.

Cuando la infección se reactiva, comienzan a aparecer los síntomas específicos de la toxoplasmosis ocular. Esto sucede cuando el parásito se instala en la retina , la parte del ojo que permite la interpretación de imágenes y el sentido de la vista. La retina se inflama (este proceso se llama retinitis) y compromete la visión.

Un estudio realizado por la Sociedad Española de Oftalmología afirma que la toxoplasmosis ocular recurrente es el tipo más común. Sin embargo, también puede ocurrir en relación con el SIDA o durante el tratamiento continuo con corticosteroides o inmunosupresores.

Eche un vistazo a este artículo: 4 tipos de superalimentos que son buenos para la salud de sus ojos

Detección de toxoplasmosis ocular

El diagnóstico de toxoplasmosis ocular puede ser muy complejo y los médicos deben evaluarlo clínicamente , es decir, para observar las lesiones oculares. Esto se debe a que las pruebas disponibles solo pueden confirmar si ha estado en contacto con el parásito o no.

Un ejemplo son los análisis serológicos, que nos permiten ver si existe algún anticuerpo frente a dicha infección, variante que solo indica si la persona ha tenido esta infección en algún momento. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, hay muchos que han tenido la infección pero que no han desarrollado toxoplasmosis ocular.

Lo que un oftalmólogo observa directamente es una lesión focal de la retina y una cicatriz que también afecta la coroides, otra membrana que forma parte del ojo.

Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a guiar el diagnóstico, pero no lo confirman. Por lo tanto, es importante que un especialista realice un examen cuidadoso del ojo para que uno no se pierda los signos casi invisibles.

prueba de toxoplasmosis
Una serología sanguínea para la toxoplasmosis es una indicación de contacto con el parásito, pero no confirma la enfermedad.

Tratamiento de la toxoplasmosis ocular

La toxoplasmosis ocular causa visión borrosa , dolor ocular y fotosensibilidad. En algunos casos, incluso puede causar suavidad. Desafortunadamente, todavía no existe un tratamiento que pueda revertir el daño.

La terapia ayuda a reducir la extensión del daño retiniano , así como a más recurrencias. Evita que el parásito se multiplique y se propague con una combinación de agentes antiparasitarios como pirimetamina y sulfadiazina.

Además, a menudo agregan metilprednisolona, ​​un corticosteroide que ayuda a reducir la inflamación. Del mismo modo, prescriben suplementos de ácido fólico para evitar los efectos secundarios de la pirimetamina.

Prevenir lesiones

La forma más eficaz de prevenir la toxoplasmosis ocular es tomando algunas medidas preventivas . Los médicos recomiendan que prepare todos los alimentos correctamente para evitar infecciones. Además, se debe poner gran énfasis en las medidas de higiene adecuadas cuando se trata de gatos cerca de mujeres embarazadas.

Finalmente, recuerde que debe hablar con un médico si nota algún síntoma. Encontrar el daño rápidamente puede ayudar a evitar que el daño ocular se propague.

Esperamos que haya disfrutado de este artículo.