Las emociones atrapadas pueden tener consecuencias físicas

Si experimenta dolor en un lugar en particular, asegúrese de reflexionar sobre sus emociones y resolverlas para aliviar el malestar físico. Esto se debe a que los problemas mentales pueden provocar síntomas físicos en nuestro cuerpo.

Todas nuestras emociones reprimidas y atrapadas se acumulan y devastan nuestro cuerpo, y esto puede conducir a enfermedades físicas. Sí, lo leiste bien.

“Lo que no podemos expresar con palabras brillará en forma de dolor físico”. Recuerde esta frase, porque le ayudará cuando necesite hablar sobre sus sentimientos y pensamientos.

En este artículo te contamos por qué las emociones atrapadas pueden enfermarnos y, por supuesto, cómo evitarlo .

El vínculo entre las emociones atrapadas y el dolor físico

El cuerpo puede enviarnos muchas señales aunque no les prestemos atención. Cuando se llevan emociones atrapadas durante mucho tiempo, simplemente se apilan unas sobre otras y esto puede provocar enfermedades físicas .

Miedo, envidia, crítica… Algunas personas almacenan cada una de estas emociones en una especie de tensión emocional, que solo ayuda a enfermarnos mental y físicamente.

La enfermedad es un mensaje que nos envía nuestro cuerpo para que sepamos que estamos experimentando un bloqueo emocional, o que necesitamos cambiar o deshacernos de algunos aspectos de nuestra vida.

Cuando tomamos el camino equivocado, lo que significa que no hablamos porque no queremos crear una discusión o hablar de algo que pueda romper los lazos con alguien, comienzan a aparecer síntomas y dolor.

Muchas enfermedades son causadas por emociones reprimidas. Uno u otro órgano, o alguna parte del cuerpo se verá afectado, dependiendo de la sensación que se vea afectada o desequilibrada.

El dolor es una señal de advertencia y no podemos cerrar los ojos ante él.

Cuando ocurren tales síntomas, debemos tomar un descanso de nuestras actividades y descubrir qué pensamientos o creencias negativos están tan arraigados en nuestras vidas que nos hacen daño.

Te recomendamos:
7 emociones poco saludables que te impiden ser feliz

Una emoción negativa es una enfermedad.

Existe una especie de conexión psicosomática o conexión que conecta los pensamientos con un síntoma.

Tal vez no necesite ir al médico para que lo examine y reciba algún tratamiento. En cambio, puede ser mejor participar en una introspección para mejorar sus pensamientos y, por lo tanto, cómo se siente.

Por ejemplo, el estrés puede provocar úlceras de estómago o infartos. Además, la depresión puede provocar una pérdida de energía y un aumento del apetito. Hablar en términos somáticos es fácil. Los dolores y problemas más frecuentes provienen de nuestras emociones, y especialmente de nuestras emociones reprimidas:

La cabeza

Este se considera el centro de nuestro cuerpo. Puede experimentar dolores de cabeza como resultado de un aumento en la velocidad a la que pulsa la sangre o debido al estrechamiento de las arterias.

Esta última causa indica una incapacidad para comunicarse o expresar emociones básicas, como el amor.

Las emociones atrapadas pueden provocar dolores de cabeza

Cuello

Esta parte del cuerpo conecta la mente con el cuerpo. Cuando es difícil mover el cuello, esto puede deberse a algo más que una mala noche de sueño. De hecho, puede ser una indicación de que uno tiene una visión limitada y rígida de la vida.

La calvicie espesa y una mente estrecha pueden causar dolor de cuello . Lo mismo ocurre con el exceso de estrés.

atrás

Cuando resuelve un problema, se siente como si le hubieran quitado una carga de la espalda. Esta carga que llevas está relacionada con sentimientos y experiencias que has tenido últimamente, que aún no has perdonado ni olvidado.

Además, la columna vertebral sostiene su espalda, lo que le permite realizar todas sus actividades. El dolor en esta área es una advertencia de que algo no está bien. Quizás deberías dejar ir algunos de tus sentimientos atrapados.

Corazón

El corazón y el cerebro están conectados

Este cuerpo está asociado con el amor pero también con otras emociones como el odio. Es el centro de nuestras emociones. Es por eso que pueden ocurrir complicaciones cardíacas cuando uno se encuentra en medio de situaciones complejas o desesperadas.

Quizás has ido demasiado lejos con una relación. O puede que hayas prestado atención a cosas que no aportan nada bueno a tu vida.

Pies

Nuestros pies nos permiten avanzar, pero también nos dan estabilidad. Además, nos dan seguridad. Por lo tanto, los problemas con los pies pueden hacer que no se sienta seguro. No sabes qué camino tomar. O tal vez no sepas qué pensar sobre el futuro y tus proyectos.

¿Sabías que las alergias son un signo de experimentar un alto nivel de miedo? ¿O que la presión arterial alta es causada por estar despierto por mucho tiempo? ¿Sabías también que las infecciones del tracto urinario son producto de sentimientos negativos hacia nuestras relaciones personales?

Consejos sobre cómo canalizar tus emociones y no enfermarte

Es posible que haya pensado que solo las emociones negativas podrían enfermarnos, pero este no es del todo el caso. Por ejemplo, demasiada alegría puede provocar una excitación excesiva que puede dañar el corazón.

Algunas recomendaciones que ayudan a canalizar tus emociones y así evitar enfermedades son:

Libérate de sentimientos desproporcionados

Una buena forma de empezar es identificando las emociones más frecuentes y grandes. Ya sean positivas o negativas, las emociones atrapadas pueden tener consecuencias dañinas.

Por ejemplo, la amargura y el resentimiento son emociones malsanas . ¿Cómo podemos liberarnos de ellos? A través del perdón.

Esta es una técnica muy valiente, porque te permite deshacerte de lo que te molesta. También ayuda a permitirse dejar atrás las cargas pesadas que ha llevado.

Aléjese de situaciones desencadenantes

te distancia

Una vez que descubra qué emociones lo están lastimando y trabaje duro para eliminarlas de su vida, el siguiente paso es evitar una recaída.

Por ejemplo, si sientes que la falta de tolerancia es un gran problema para ti, no te muevas hacia situaciones que te vuelvan intolerante.