El secreto de la aldea libre de cáncer

En esta aldea libre de cáncer, los residentes se ven afectados por el síndrome de Laron, lo que provoca una falta de división celular que les da inmunidad contra el cáncer.

Hoy, el cáncer es sin duda una de nuestras mayores preocupaciones como sociedad. La ciencia y la medicina han intentado descubrir sus mecanismos, no solo para intentar evitar que ocurra, sino también para ofrecer a los pacientes más opciones de tratamiento. Si le dijéramos que hay una población, o más bien un “tipo” particular de personas, donde la palabra cáncer no representa una amenaza, es posible que no crea dónde está. ¡Siga leyendo para descubrir el secreto de la aldea libre de cáncer!

En el artículo de hoy queremos que te unas a nosotros para conocer más sobre este hermoso y especial lugar: Valle de Vilcabamba en Loja, Ecuador, el pueblo libre de cáncer.

El pueblo libre de cáncer

Para entender un poco más sobre este increíble lugar es necesario contarte sobre una condición genética en particular: el síndrome de Laron . El síndrome de Laron es una enfermedad hereditaria poco común que conduce a una falta de crecimiento. Además, este rasgo genético crea una inmunidad del 100% al cáncer y la diabetes .

Exploremos más.

Síndrome de Laron: 350 personas en todo el mundo

El síndrome de Laron fue descubierto por primera vez a principios de la década de 1950 por Zvi Laron, un médico de Israel. Se interesó por un grupo de pacientes que vivían en un pequeño pueblo del campo y eran de tamaño muy reducido.

Lea también:  5 síntomas poco conocidos de diabetes

Su condición física iba de la mano con su buena salud en general: podían comer lo que quisieran y nunca sufrir de diabetes, y ninguno de ellos ni sus antepasados ​​habían tenido cáncer.

Tras más de 30 años de investigación, en 2001 publicó sus hallazgos sobre los mecanismos de este extraño síndrome. En términos generales, estas son las cosas más importantes que encontró:

  • El síndrome de Laron afecta a 350 personas en todo el mundo. La mayoría vive en el Valle de Vilcabamba, en Loja, Ecuador. El resto vive en Israel y algunos países mediterráneos.
  • Las personas con esta condición genética tienen proporciones corporales muy pequeñas: rara vez miden más de 90 cm de altura.
  • Además de su pequeño tamaño, comparten características fisionómicas individuales.
  • El origen de este síndrome es la falta de hormonas de crecimiento.

Aunque la hormona del crecimiento, o GH, se produce a niveles normales, una deficiencia de otra hormona , IGF-1, que está estrechamente relacionada con la insulina, impide que la GH se metabolice por igual en todo el cuerpo.

  • Este síndrome solo se puede transmitir cuando tanto la madre como el padre son portadores del gen.

Más información sobre:  5 cánceres raros

mellizos

Cómo funciona el síndrome de Laron

Desde que se descubrió el síndrome de Laron, ni una sola persona ha sido diagnosticada con ninguna de estas enfermedades. Las razones pueden ser las siguientes:

  • La clave de todo está en el hígado y la hormona que ralentiza la liberación de la hormona del crecimiento.
  • El IGF-1 es esencial no solo para que los niños crezcan. Pero incluso cuando ha alcanzado la edad adulta, continúa promoviendo la división celular , lo que potencialmente facilita la propagación del cáncer.
  • Las personas con síndrome de Laron son más sensibles a la insulina. Lo que les permite retrasar la aparición de diabetes y otros problemas metabólicos.
  • El mayor problema para estas personas surge en la infancia, porque no se desarrollan adecuadamente .
  • Sin embargo, a medida que envejecen, la deficiencia en la producción de la hormona IGF actúa como una excelente protección contra dos de las enfermedades más comunes en nuestra sociedad actual: el cáncer y la diabetes.

Un desafío para la ciencia y esperanza para quienes padecen el síndrome de Laron

Aunque nunca desarrollarán cáncer o diabetes, las vidas de las personas con síndrome de Laron no están precisamente llenas de felicidad. Los historiadores creen que pueden ser descendientes de judíos sefardíes españoles que se convirtieron al cristianismo y emigraron a América del Sur en el siglo XVI. Independientemente, siempre han tenido que enfrentar la burla y el estigma social de ser “diferentes”.

Hoy en día, la ciencia está tratando de descubrir el mecanismo de esta hormona para imitarla, lo que podría crear medicamentos revolucionarios para retrasar la aparición del cáncer. Hasta ahora, los experimentos solo se realizan en el laboratorio.

estetoscopio

Mientras tanto, ahora hay esperanza para las personas con síndrome de Laron. Cuando se diagnostica a un niño, tiene la oportunidad de obtener una forma sintética de la hormona IGF-1. El problema es el precio: alrededor de NOK 140.000 al año. Esto es algo que pocas personas pueden esperar que se les pague. Con suerte, hay un futuro brillante para la gente de esta aldea libre de cáncer y una cura para el cáncer en un futuro próximo.