¿Qué le pasa a tu cerebro cuando sufres?

La vida es un proceso de aprendizaje continuo. Para crecer como persona, debes aprender de tus errores.

Experimentar sufrimientos, tristezas y desilusiones es parte del ser humano y, al mismo tiempo, esas experiencias te desarrollan como persona. Aprendemos de nuestros errores y nos volvemos más sabios con nuestros errores . Hoy vamos a aprender más sobre esta dimensión de nuestras emociones y lo que realmente sucede en nuestro cerebro cuando sufrimos .

1. El cerebro se forma cuando sufres

Mujer llorando

Probablemente hayas pensado en esto antes. A lo largo de la vida y con repetidas decepciones, ocurren cambios notables en el cerebro que inevitablemente afectan su personalidad. Piense en los niños, por ejemplo. Algunos niños sufren abusos a una edad temprana. No hay nada más devastador que esas dolorosas experiencias infantiles. Los médicos y psicólogos nos dicen que el hecho de que suframos de esta forma se puede comparar con lo que está expuesto un soldado en combate.

El miedo persistente, el estado de alerta alto y la tristeza continua pueden provocar trastornos cerebrales y desencadenar neurotransmisores específicos . Se estimulan las partes del cerebro que están asociadas con la sensación de miedo. Esta estimulación puede generar consecuencias a largo plazo para la personalidad; inseguridad, enfado, depresión o violencia.

Por supuesto, estas reacciones no son las mismas en todo el mundo, pero las posibilidades de que el cerebro se vea afectado de alguna manera son altas. Piense, por ejemplo, en un matrimonio en el que se ha abusado de una persona. Eventualmente, este desorden interminable afecta al cerebro de tal manera que la persona termina en un estado de impotencia, lo que resulta en depresión , enojo y frustración. Es importante tener esto en cuenta.

Lea también: ¿Qué es el trastorno de ansiedad generalizada?

2. Aprendes cuando sufres

Mujer atrapada por espinas

La vida no está destinada a ser un baile de rosas y felicidad eterna, o un camino recto sin piedras . Sabes que hay muchas emociones agradables de las que podemos aprender, pero hay pocas dudas de que el sufrimiento es un maestro más grande. Puede que sea el mejor, pero también puede ser bastante despiadado.

Como dicen, el que no ha sufrido no ha vivido. Tal vez sea una exageración, pero aún así vale la pena tenerlo en cuenta. Todos aprendemos de nuestros errores y pérdidas. Quien se niega a aprender de sus errores no ha entendido qué es la vida: un proceso de aprendizaje continuo . Si no acepta sus pérdidas, será imposible superarlas y seguir adelante en la vida. Eventualmente uno se vuelve más fuerte.

El sufrimiento no es agradable. Lo sabemos. Pero tampoco debería ser un obstáculo para el resto de la vida, ni una excusa para cerrar todas las puertas. Tu yo interior, tu fuerza y ​​tu voluntad son los motores que pueden encender tu capacidad para superar el sufrimiento. No lo olvides.

Te recomendamos leer: El sufrimiento da a las personas un espíritu más fuerte

3. El sufrimiento busca la redención

Soledad

No permita que el trastorno se acumule sin que aprenda a lidiar con él . Tratar de vivir con el dolor puede ocasionar muchos problemas en tu cerebro: altos niveles de cortisol,  estrés , incapacidad para aprender cosas nuevas, pérdida de memoria… Poco a poco te debilitas, tu salud se deteriora y tu fuerza emocional se desvanece.

Si eres capaz de liberarte, ¡hazlo! Si alguien te lastima, respóndelo. Si algo te presiona, busca un lugar donde puedas respirar y liberarte. Deja que tus ojos se llenen de lágrimas, llora cuando lo necesites. Encuentra tu voz y derriba los muros que te lastiman. Nadie merece sufrimiento, especialmente no del tipo que no tiene fin.

Busque siempre una solución a sus problemas , si tiene la oportunidad. Valdrá la pena tanto para usted como para su salud.