Pautas dietéticas para la anemia por deficiencia de hierro

Además de incrementar el consumo de alimentos ricos en hierro para prevenir y tratar la anemia, es importante evitar alimentos que puedan dificultar la absorción de este mineral.

La anemia por deficiencia de hierro se produce debido a la falta de calidad y cantidad de hemoglobina , una molécula que se encuentra en los glóbulos rojos. La hemoglobina es importante para nuestro cuerpo porque transporta oxígeno desde los pulmones al resto de los tejidos del cuerpo. Por lo tanto, le daremos algunas pautas para la dieta en la anemia ferropénica.

Cuando la hemoglobina no puede transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo, desarrollamos anemia por deficiencia de hierro . Por tanto, este trastorno es una anomalía en el número normal de células sanguíneas. Implica una reducción o deficiencia de glóbulos rojos que no pueden transportar oxígeno adecuadamente.

Entre los síntomas que puede experimentar una persona anémica por deficiencia de hierro se encuentran:

  • Fatiga crónica y letargo.
  • Malestar general
  • Insomnio
  • Mareo
  • Palidez y dificultad para respirar.
  • Una irregularidad en el ciclo menstrual.
  • Palpitaciones y / o latidos cardíacos inusuales

Si la anemia se diagnostica y trata rápidamente, no habrá consecuencias. Sin embargo, si no se detecta a tiempo, puede agravar la situación de una persona con problemas cardíacos o insuficiencia respiratoria.

Siempre debe consultar a su médico antes de tomar suplementos de hierro. Un exceso de hierro también puede ser perjudicial.

Pautas dietéticas para superar la anemia ferropénica

A continuación se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a superar la anemia por deficiencia de hierro.

Incluya más hierro en su dieta

las diferentes fuentes de hierro

Los suplementos con fuentes de hierro ayudan a reducir la anemia.

Nuestro primer consejo para prevenir y corregir la anemia por deficiencia de hierro es asegurarse de incluir este mineral en su dieta. Recuerde que el hierro es necesario para la producción de hemoglobina. En la mayoría de los casos, la deficiencia de hierro se debe a un consumo insuficiente de alimentos ricos en este mineral .

Esta condición es más común entre niños y mujeres jóvenes. Esto no solo se debe a que el flujo menstrual puede provocar una pérdida excesiva de sangre y el agotamiento de las reservas de hierro, sino también a que los hábitos alimentarios extremos e incluso las dietas vegetarianas y veganas tienden a favorecer la falta de hierro.

Tenga en cuenta que el hierro que el cuerpo absorbe fácilmente proviene de fuentes de carne, aves y pescado . Otros alimentos como verduras, frutas, cereales, huevos y frutos secos también contienen hierro, pero este se absorbe en cantidades más pequeñas.

Además, no se recomienda tomar suplementos de hierro si su médico considera que no los necesita. Los suplementos de hierro en dosis altas provocan estreñimiento y heces negras. A su vez, los suplementos de hierro innecesarios pueden ocultar un problema grave como el sangrado del sistema digestivo .

Lea también este artículo: Cuatro formas naturales de aumentar su tasa de plaquetas

2. Limite el consumo de alcohol

Debe saber que el alcoholismo y la anemia son afecciones relacionadas en algunas personas. Como en muchos casos, ambos son el resultado de una mala nutrición. Al consumir alcohol, el hígado debe hacer un trabajo extra para eliminarlo. Además, este organismo se encarga de suministrar hierro al resto del cuerpo humano.

Por esta razón, el consumo de alcohol puede agravar los síntomas de la anemia ferropénica . Por lo tanto, se recomienda un consumo moderado, ya que beber demasiado alcohol también puede provocar una deficiencia de hierro.

Por si fuera poco, tenga en cuenta que las personas que consumen grandes cantidades de alcohol tienden a tener glóbulos rojos defectuosos, que se destruyen antes del final de su ciclo de vida natural.

Trae fuentes de ácido fólico

El folato, también conocido como ácido fólico, es una vitamina de tipo B que acelera la división de los glóbulos rojos y, por lo tanto, promueve el transporte adecuado de oxígeno al resto del cuerpo. En este sentido, las personas con anemia por deficiencia de hierro deben incluir alimentos con alto contenido de folato en su dieta.

Los alimentos con alto contenido de ácido fólico incluyen frutas cítricas, verduras de hoja, nueces, semillas y legumbres . Sin embargo, tenga en cuenta que el ácido fólico que contienen es muy sensible al calor. Por lo tanto, evite cocinar en exceso estos alimentos y elija métodos de cocción como al vapor o en el horno.

4. Consuma más vitamina C.

Visualización de las diferentes fuentes de vitamina C.

La vitamina C aumenta la absorción de hierro si proviene de una fuente vegetal .

Para mejorar la ingesta de hierro de origen vegetal, es importante incrementar el consumo de vitamina C. Esta vitamina mejora la absorción de hierro no inhibido de origen vegetal.

Asegúrese de incluir vitamina C en su dieta habitual. Por ejemplo, coma una naranja o el jugo fresco de un limón una vez al día. Otras frutas que contienen grandes cantidades de vitamina C son la toronja, los arándanos, los plátanos, el kiwi, etc.

También te recomendamos leer este artículo: Los 5 mejores consejos para dejar de beber demasiado café

5. Pautas dietéticas para la anemia por deficiencia de hierro: limitar la ingesta de té y café

El té y el café son ricos en taninos. Se trata de sustancias vegetales que limitan la absorción de hierro en nuestro organismo. Por este motivo, conviene limitar su consumo, especialmente durante las comidas habituales.

Si está tomando suplementos de hierro, también es importante no consumir té o café durante varias horas antes y después de tomar los suplementos . Además, estos no deben tomarse al final de una comida, sino por la tarde o temprano en la mañana.

Por último, tenga en cuenta que la anemia por deficiencia de hierro es la forma más común de esta afección. Esto solo significa que la ingesta de alimentos con hierro es insuficiente o que no compensa las pérdidas relacionadas con el sangrado agudo o crónico.

Recuerde que para restablecer el equilibrio adecuado de los glóbulos rojos, también es necesario evaluar la fuente del problema. Como siempre, hable con su médico al respecto .