Un hígado inflamado: 6 señales de que algo anda mal

El hígado es el órgano encargado de desintoxicar todo el cuerpo, eliminando toxinas que nuestro cuerpo no puede procesar por sí solo.

Un hígado inflamado, también conocido como hepatomegalia o hepatitis, es una condición que ocurre cuando el hígado está agrandado. Además, aparece junto con una serie de síntomas.

En estos días, esta enfermedad se ha vuelto bastante común. Para saber cómo detectarlo, te recomendamos leer este artículo.

¿Cuáles son las funciones del hígado?

Hígado inflamado

El hígado es responsable de las funciones que desintoxican el organismo, como las siguientes:

  • Desintoxicación
  • Lucha contra diversas infecciones
  • Almacenamiento de vitaminas y energía.
  • Secreción de bilis, que es una sustancia necesaria para la actividad digestiva.
  • Purificación de la sangre

¿Qué significa tener un hígado inflamado?

Un  hígado inflamado no solo significa un agrandamiento o agrandamiento de nuestro hígado.

También significa que el hígado ha superado sus límites normales, lo  que puede provocar muchas complicaciones.

Al mismo tiempo , los órganos circundantes dejan de funcionar como deberían,  ya que todo el cuerpo comienza a funcionar mal cuando el hígado se enferma.

Si bien confirmar si el hígado está inflamado o no no es tarea fácil, podemos detectarlo en etapas tempranas si notamos diferentes señales antes de que el problema empeore:

1. Dolor

Dolor causado por un hígado inflamado.

Aunque el dolor puede ser muy sutil al principio, se vuelve cada vez más severo a medida que pasan los días.

Lo que caracteriza a este dolor es su ubicación: siempre se encuentra en la zona superior derecha del abdomen.

Al mismo tiempo, el abdomen puede inflamarse o hincharse y parecer más grande con el tiempo.

2. Fiebre

La fiebre es un signo de un cambio en la salud del cuerpo debido a infecciones, virus o bacterias.

Si tiene fiebre continua, significa que algo no está bien en su cuerpo. Si tiene el hígado inflamado, es normal que tenga fiebre con regularidad.

Te recomendamos leer:
Remedios caseros para la fiebre

Ictericia

Ictericia

La ictericia está relacionada con la salud del hígado. Si su hígado está enfermo, comienza a notar que su piel y ojos se vuelven amarillos.

4. Náuseas

Recuerda que el hígado se encarga de eliminar toxinas y sustancias que nuestro cuerpo no puede procesar.

Si el hígado falla, la comida que tiene exceso de grasa, sal, harina e incluso la picante será difícil de digerir. Como resultado, puede experimentar náuseas y malestar general.

5. Taburetes

Persona en el baño

Siempre podemos averiguar cómo está la salud del cuerpo examinando las heces y la orina. Si bien es posible que no sea tan agradable de verificar, es una buena idea detenerse y observarlos durante unos segundos.

Cuando este órgano no puede hacer su trabajo, las heces pueden volverse más claras, incluso blancas.

Al mismo tiempo, la orina puede volverse muy oscura y tener una consistencia ácida.

6. Mal sabor de boca

Es posible que experimente un mal sabor de boca porque las toxinas y sustancias que deberían haberse eliminado comenzarán a acumularse. Como resultado, producen malos olores que se redirigen a la boca y así surge el mal sabor.

¿Cuáles son las causas de un hígado inflamado?

Dado que el hígado es un órgano que está vinculado a todos los procesos del cuerpo, existen muchas causas posibles de inflamación. Algunos ejemplos de esto son:

  • Cantidades excesivas de alcohol
  • Infección por hepatitis
  • Infecciones bacterianas
  • Envenenamiento por drogas
  • Hígado graso
  • Tener sobrepeso

¿Cómo se puede tratar un hígado inflamado?

Un hígado inflamado no es una condición imposible de tratar. Seguir una  dieta adecuada, hacer ejercicio con regularidad y evitar las bebidas alcohólicas ayuda a que el hígado vuelva a ser como debería.

Algunos remedios naturales para calmar el hígado

Diente de león

Diente de león

El diente de león contiene propiedades depurativas que ayudan a eliminar el exceso de toxinas de nuestro organismo:

  • Pon 50 gramos de diente de león en una cacerola con 1 taza (120 ml) de agua.
  • Déjalo cocer durante al menos 15 minutos.
  • Bajar el fuego y dejar enfriar un poco.
  • Retire el diente de león del agua y beba el líquido restante.

Puede beber este té de 3 a 4 veces al día.

Recomendamos: El
diente de león ayuda a tratar el eccema según un estudio

2. Tamarindo

El tamarindo es ideal para limpiar nuestro cuerpo:

  • Tomar 500 gramos de tamarindo pelado y ponerlos en una cacerola con medio litro de agua.
  • Déjalo cocer durante al menos 20 minutos.
  • Colar el agua y dejar enfriar.

Puedes beber este té durante todo el día y te garantizará un hígado más sano.

3. Jugo de limón

Jugo de limon

El limón está lleno de propiedades digestivas y diuréticas que ayudarán a limpiar nuestro cuerpo y calmar nuestro hígado:

  • Exprime el jugo de 4 limones grandes.
  • Mezclar el jugo de limón con medio litro de agua en una jarra.
  • Bébalo con el estómago vacío.

Siguiendo todas estas recomendaciones, podrá restaurar la salud de su cuerpo.

Sin embargo, si no nota ninguna mejora, debe programar una cita con su médico para completar las pruebas necesarias para determinar su condición y tratamiento.