Los cuatro mejores colores para el dormitorio de un niño

Los colores nos rodean y tienen un gran impacto en nuestro estado de ánimo. Para elegir los mejores colores para el dormitorio de un niño y estar seguro de que serán suaves y cómodos, es importante aprender un poco más sobre ellos.

Hoy hablaremos sobre cómo elegir una paleta de colores para decorar tu casa y sobre todo colores para pintar el dormitorio de un niño.

El poder de los colores

Estamos rodeados de colores. Es más que obvio. Lo que no está tan claro, sin embargo, es que los colores afectan mucho nuestro estado de ánimo . Lo crea o no, lo hacen.

Dicho esto, ¿qué colores deberías elegir para decorar la habitación de tu hijo si quieres que duerma en un ambiente armonioso?

Es posible que haya notado cómo los días de lluvia inundados de grises afectan su estado de ánimo. Los colores grises deprimen a algunas personas y hacen que otras se relajen. Del mismo modo, las paredes de un hospital suelen ser de un suave color blanco o verde, y el interior de la habitación de los niños es de un alegre amarillo. Además, la mayoría de las escuelas están pintadas con colores suaves como el azul .

Así es como muchas organizaciones ya usan colores para mantener un cierto estado de ánimo.

Para decorar el dormitorio de un niño, incluso si no eres un experto en psicología del color, debes conocer algunos conceptos básicos sobre sus propiedades físicas.

Según psicólogos, artistas y profesionales del marketing, los colores tienen la capacidad de inspirar, emocionar, calmar, curar e incluso molestarnos . Aprenda a usarlos antes de dirigirse al taller de pintura.

Los mejores colores para el dormitorio de un niño: tonos cálidos y fríos

Los mejores colores para el dormitorio de un niño: una habitación con paredes azules vibrantes con un escritorio, una lámpara y una silla amarilla.

Primero debe elegir la temperatura que desea para el dormitorio de su hijo.

¿Quieres que se sienta cálido o fresco?

Esto dependerá de su tipo de clima y de la ubicación del sol en relación con las ventanas de una habitación.

Tenga en cuenta que estas son solo percepciones de temperatura que la mayoría de nosotros atribuimos a ciertos colores cuando los conectamos con sus elementos naturales. Por ejemplo, rojo = fuego cálido, azul = agua fría, amarillo = soleado, etc.

En la rueda de colores hay dos grupos: colores cálidos y colores fríos. Estos se agrupan de la siguiente manera:

  • Tonos cálidos : se derivan de tonos de fuego como el rojo, el naranja y el amarillo.
  • Tonos fríos : este grupo contiene los colores del cielo y el agua como azul y verde.

Recuerda que hay un punto en la rueda de colores donde los colores cálidos adquieren tonos más fríos y viceversa.

Por un lado, el uso de tonos cálidos crea una sensación de confort y convierte estancias amplias y abiertas en estancias íntimas más acogedoras. Por otro lado, los tonos fríos tienen un efecto calmante general. Además, “abren” habitaciones más pequeñas.

También le recomendamos que lea este artículo:  Errores que debe evitar al pintar su casa

Los mejores colores para el dormitorio de un niño

Un dormitorio es una especie de espacio sagrado. Para un niño, esta es la habitación donde duerme e incluso juega todos los días. Aquí también es donde pasan la mayor parte de su etapa de desarrollo.

Por tanto, decorar un dormitorio no es solo una cuestión de estética. Además, el color con el que pintas las paredes es una herramienta que puedes usar para influir en el estado de ánimo de todos y sacar lo mejor de ellos.

Siempre es mejor elegir una paleta para el dormitorio de un niño que los haga sentir despiertos y enérgicos, pero que también los calmará lo suficiente como para dormir bien por la noche.

Por último, no olvides tener en cuenta su personalidad antes de elegir un color. (No, no nos referimos al azul para los niños y el rosa para las niñas. ¡Estamos hablando de sus verdaderas preferencias aquí!)

Colores de alta energía para el dormitorio de un niño

1. Verde

Los mejores colores para el dormitorio de un niño: una habitación infantil decorada con tonos verdes y muebles de madera.

El verde se asocia a la tranquilidad en un entorno natural, pueden ser bosques, praderas , etc. Por lo tanto, una habitación pintada de este color será muy relajante.

Además, fomenta el juego y tiene un efecto calmante. Además , ayuda a reducir la ansiedad e incluso puede calmar a un niño hiperactivo . Según los especialistas en color, el verde puede mejorar significativamente la comprensión y la velocidad de lectura.

2. Azul

Los niños que tienen muchas rabietas y dominan otros comportamientos manipuladores pueden beneficiarse de los efectos calmantes de una habitación azul. Este color reduce los sentimientos de ansiedad y agresión .

Puedes elegir una paleta entre azules más claros y grises y ver cómo tu feroz león se convierte en un gatito juguetón.

Colores para niños reflectantes

El naranja y el morado son bastante fuertes y pueden ser los mejores colores para la habitación de un niño más tranquilo y reflexivo .

 3. Naranja

Este color es cálido, amable y juvenil como una fruta madura, por lo que es ideal para los niños. Algunos creen que promueve la confianza, la sociabilidad y la independencia .

Los tonos menos intensos o pastel son buenos para los niños más pequeños, y los más claros y saturados son mejores para los mayores. El naranja es un color divertido y es una excelente opción para niños de ambos sexos.

4. Pequeño

El color violeta se asocia a menudo con la realeza. Aunque no somos grandes fanáticos de los rankings sociales, hay que decir que los colores en la serie cian-magenta (violeta) definitivamente pueden inspirar creatividad y afectar el crecimiento mental y el pensamiento profundo de quienes están rodeados de estos colores.

El violeta mezcla la calma de los colores azules y la energía de los rojos, lo que lo convierte en un color bastante equilibrado. Está fuertemente asociado con el fortalecimiento de la intuición.

Los mejores colores para el dormitorio de un niño: blanco y negro

 Un niño sentado en una maleta acompañado de un perro con fondo oscuro e imágenes de animales.

Algunos padres pueden pensar que el blanco es una mala idea para el dormitorio de un niño. Se ensucia fácilmente y no es muy divertido, ¿verdad? ¡Es demasiado institucional!

Sin embargo, una habitación blanca puede ser excelente cuando se agrega a una paleta de colores que resalta su vivacidad y agrega originalidad al dormitorio. Piense en las composiciones de colores brillantes de las pinturas de Miró y Mondrian .

Otro color que muchas personas evitan, no solo en los dormitorios, sino en el hogar en general, es el negro. El negro está asociado con el sueño eterno, por lo que, por supuesto, nadie lo quiere en el dormitorio de su hijo. Sin embargo, una pared negra con tiza puede ser un gran telón de fondo para obras de arte llamativas .